“Padre, échele agua bendita. Pero échele bien; si no, no funciona…”

Publicado: 10 Ago en Cuestiones de fe
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Muy buenos días mi gente!!

Hoy les puse una frase muy sonada en nuestras comunidades y me gustaría que descubriéramos el gran valor que hay de fondo y no solo en la costumbre y tradición, por eso:

 “Padre, échele agua bendita. Pero échele bien; si no, no funciona…”

Con frecuencia, los fieles piden que anillos, imágenes, casas, autos, rosarios, incluso a su propia persona sean rociados con agua bendita; para la Iglesia Católica, es un signo de bendición con el cual se pide la protección de Dios; sin embargo la Iglesia alerta sobre los excesos en los que puede caer la gente en el uso de este sacramental como superstición, orillándolos a la magia, la brujería, la hechicería, etc.

Primero hay que aclarar los términos, el “agua bendita” es un tipo de “SACRAMENTAL” los cuales son: Un signo sensible que nos orienta o prepara para obtener la gracia de Dios en las diversas necesidades materiales y espirituales, nos recuerda el bautismo, la gracia y el perdón de los pecados. (cf. Catecismo de la Iglesia Católica #1667, 1668, 1671 y Ley Canónica 1166)

Los sacramentales santifican una gran variedad de momentos en la vida de las familias, personas y comunidades. Se pueden recurrir a ellos cada vez que hay necesidad de la oración de la Iglesia y la bendición de Dios.

Por desgracia, la religiosidad popular ha confundido el sentido real de la bendición de Dios mediante este y otros recursos. Les pongo un anécdota de un Sacerdote sobre el tema: Un hombre se le acerco al Padre para reclamarle que su bendición no había servido, ya que choco el auto (resultando pérdida total del automóvil) el cual una semana antes había sido bendecido por el Padre, el Padre le respondió que había sucedido todo lo contrario, la bendición si sirvió ya que a él (dueño del auto) no le había sucedido nada, ya que la bendición no es para el objeto, sino para la persona que lo va a usar.

También tenemos que tener cuidado en no convertir los objetos “bendecidos” en talismanes o amuletos, creyendo que por tenerlo colgado en mi cuello no me va a pasar nada, dándole el merito o poder al objeto en sí; más bien que el objeto “bendecido” me recuerde que Dios está a mi lado y debo vivir como verdadero cristiano. Un ejemplo evangélico seria el milagro de la curación del ciego, en la cual Jesús tomo un poco de tierra humedecida con su saliva y con ello curo al ciego, imagínense si la gente no hubiera seguido a Jesús y se hubiera quedado en ese cachito de tierra, ya que es tierra es “milagrosa” porque cura, pero en realidad no fue así, porque la gente supo descubrir que el milagro vino de Jesús y no de la tierra.

Los invito a recordar, que “siempre que seamos rociados con agua bendita o que nos santigüemos con ella, demos gracias a Dios por su don inexplicable, y debemos pedir su ayuda para vivir siempre de acuerdo con las exigencias del bautismo, sacramento de la fe, que un día recibimos” (libro bendicional).

Les mando un muy fuerte abrazo y que Dios me los bendiga a todos.

Atte: Semi. Borre

“Vive el día de hoy, como quieras ser recordado el día de mañana”

Anuncios
comentarios
  1. ADAN dice:

    QUE ONDA BORRE, GRACIAS POR SIEMPRE ENSEÑARNOS MAS SOBRE LAS COSAS DIVINAS DE DIOS, SE TE EXTRAÑA BASTANTE ACA EN LA PARROQUIA CUIDATE AHI ESTAMOS HABLANDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s