“Gracias por estos 27 años” (Reflexión hecha con lagrimas y corazón)

Publicado: 18 Nov en reflexión, Videos
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Muy buenos días mi gente!!

Este es mi momento de agradecer a Dios por un año mas de vida.

Gracias mi Dios por este año más de vida, donde me hiciste descubrir que puedo regalar algo que no se puede comprar, y lo hiciste a través de esa familia humilde que vive en un tejaban y que me concediste la gracia de poder pasar con ellos una navidad increíble, llena de sorpresas, asombro, risas, lagrimas y sueños que difícilmente se olvidaran del corazón de mi familia.

Gracias, porque en este año también me has enseñado la muerte y la vida, y lo hiciste a través de Francisco ese bebé que me hizo hacer mi primer bautizo, me hizo verlo convertirse en un angelito en mis propios brazos, entregarlo a las puertas del paraíso, y que a la vez me enseño a acompañar a una familia destrozada y a descubrir TU presencia en esos momentos difíciles, me enseño que ser Sacerdote es ser esperanza, es ser fortaleza, es ser guía, es ser médico, es ser…

Gracias, porque en este año me has demostrado que soy tu consentido al haberme ayudado a cumplir muchos de nuestros (Jesús y yo) sueños. Me cumpliste el sueño de participar en una obra de teatro y no solo eso, sino que me hiciste uno de los protagonistas, la cual fue una prueba fuerte de sacrificios, esfuerzo, cansancio, trabajo en equipo, perseverancia, humildad y alegría.

Gracias, porque en este año me mandaste de misión a unas de las comunidades mas difíciles, violentas  y lejanas de Monterrey, gracias por mandarme a los Herreras, donde pude descubrir la sencillez de la fe, donde me confronte con mis ambiciones y me entusiasme con las celebraciones de semana santa, nunca olvidare esas noches contemplando un cielo limpio y lleno de estrellas y viendo que mientras más lejos estés de la ciudad y el ruido, mas fácil es apreciarte en el cielo.

Gracias por esa gran experiencia de oración que me has regalado en Amanalco, en ese bosque precioso donde me rehabilite espiritualmente, donde me enseñaste la belleza de tu creación, la sabiduría del silencio y la luz de la contemplación, fue donde subimos hasta ese pico de la montaña TÚ y yo, juntos y juntos comenzamos a soñar.

Gracias por apoyarme este verano en el diplomado de Pastoral Juvenil, donde estuve todo un mes, 8 horas al día, descubriendo nuevas formas de darte a conocer a los jóvenes, donde puede compartir con compañeros que nunca hubiera soñado con conocer, compañeros de África, Brasil, de comunidades indígenas, de realidades violentas, sacerdotes motociclistas, religiosas bailadoras o metaleras y laicos con una experiencia y compromiso increíble, que me sacudieron y me hicieron fortalecer mi vocación con su testimonio, pero sobre todo, hicieron que nuestros (Jesús y yo) sueños fueran más grandes y ambiciosos.

Gracias, porque en este año me has concedido uno de los mayores y más difíciles sueños, el sueño de ir nuevamente a la Basílica de Guadalupe en México, para renovar aquella consagración que le hice a mi Madrina de mi vocación, la Virgen de Guadalupe, mi Mamita, pero ahora como seminarista y desde su altar, acolitando en su templo y apreciándola frente a frente, tan cercas que ahora no dudo que me escucho.

Gracias por permitirme proclamar la buena nueva de una manera más fuerte y contundente a través de los nuevos medios de comunicación, gracias por los videos que hemos realizado, gracias por el blog “qué onda con tu fe?”, gracias por el proyecto “Believe me”, gracias por hacer llegar estos mensajes a tanta gente la cual me asombra día con día, no imaginaba que llegaría tan lejos, pero ahora sé que contigo los sueños no tienen límites.

Gracias por mi familia, que en este año se hizo más grande y me hiciste celebrar con mi hermano la felicidad del matrimonio, gracias por llenar de amor y felicidad a mi familia y bendecirnos abundantemente.

Gracias por volverme a poner al servicio de uno de los más grandes altares que tienes en Monterrey, gracias por la experiencia de acolitar en la Arena Monterrey y ayudarte a llegar a toda esa gente.

¿Quién soy yo para que te acuerdes de mi?, ¿quién soy yo mi Dios para que me bendigas de esta manera?, no lo merezco porque soy un pecador, porque caigo constantemente y siempre me tienes que estar levantando, soy un hijo prodigo que constantemente huye de su casa y TÚ lo vuelves a recibir, una y otra y otra vez.  Gracias también por perdonarme todas las faltas y debilidades de este año.

Gracias por mis hermanos que has puesto en mi camino, gracias por mis hermanos seminaristas que me han acompañado en este sueño que tenemos en común, gracias por esos Sacerdotes que me corrigen y guían mi vocación, gracias por los niños y monaguillos que atiendo porque sus sonrisas y abrazos me hacen sentirte mi Dios, gracias por los grupos juveniles que he atendido porque me han enseñado a luchar, a perseverar, a nunca rendirse y aunque todo salga mal siempre hay un mañana para mejorar,  gracias por esos amigos que nunca me han abandonado, gracias por mis enemigos que me hacen más fuerte y humilde, gracias por aquellos ángeles de mi vocación que me ayudan constantemente con sus recursos y oraciones, gracias por los hermanos necesitados de alguna palabra, invitación, oración o sueño que has puesto en mi camino, gracias por aquellos ejemplos vivos y apasionados que pones en mi vida y que me encienden el corazón cada vez que los veo o los escucho, gracias por mis dos hermanos que me cuidan y que dejan que yo los cuide también, gracias por mis papas porque todo lo que soy se los debo en gran parte a ellos. Gracias porque en cada uno de estos hermanos puedo descubrir tu rostro mi Jesús.

Gracias por hacerme un aprendiz de la vida, gracias por no permitir que mi luz se apague, gracias por salir todas las mañanas conmigo, gracias por las calumnias, criticas y rechazos porque son las que me dicen que estoy haciendo algo, gracias por haberme dado el don de inspirar, apasionar y transformar, gracias por señalarme caminos por hacer, gracias por haberme hecho un gran soñador, gracias por darme una pasión que enciende mi corazón cada mañana, gracias por darme un corazón de niño que se sigue emocionando con las sorpresas que le pones cada día a mi vida, gracias por poner siempre una sonrisa en mi rostro, gracias por darme un espíritu que no se resigna a que el mundo sea como es, gracias por ayudarme a dar más de lo que la gente espera de mí, gracias por no tener miedo al día que no he visto, gracias por hacerme amante de las emociones y experiencias extremas, gracias por darme el valor de correr el riesgo de ser incomprendido por ser fiel a mi propia conciencia, gracias por el anhelo de querer saltar y tocar el cielo, gracias por ser el ritmo de mi corazón, gracias por hacerme valiente y aguerrido, gracias por hacerme un heraldo apasionado de Ti, gracias por darme una determinación que me lleva siempre detrás de lo que siento, gracias por darme un espíritu que no se cansa de conversar contigo, gracias por darme un optimismo que sirve de esperanza para los demás, gracias por la felicidad que mueve mi alma, gracias por darme una vida extraordinaria y que la he llevado hasta desafiar mis limites, gracias por siempre decirme si, gracias porque cada día que despierto y descubro que estoy soñando, gracias por multiplicar mis panes y mis peces, gracias por estar más cercas de mí que yo mismo, gracias por caminar conmigo, gracias por soñar conmigo, gracias por haberme llamado a esta vocación que es la mayor aventura de mi vida, me has llamado para luchar a tu lado, hombro con hombro y gritar juntos tan fuerte que sacudamos a todos, llegando a cientos de corazones haciendo que concuerden en un mismo palpitar logrando que este mundo se convierta al menos por un instante en aquel que tanto soñamos.

Gracias por estos 27 años…

Ahí la llevamos Jesús, aun no me he cansado, y no pienso rajarme, quiero más, quiero seguir tirando las redes  y llegar a morir a tu lado, con mi cayado en las manos y mis sandalias puestas, sueño con ese momento en que seguramente, de la mano de mi mamita María y mi Ángel guardián me llevaran ante ti y podre verte cara a cara, directo a los ojos sin agachar la mirada porque no tendré vergüenza de mi ofrenda, estaré orgulloso de lo que hice con la vida que me diste y solo esperare a que me digas… “Siervo bueno y fiel, ven, ven a mi lado”…

“En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros.” 1 tes. 5,18.

Les mando un muy fuerte abrazo y que Dios me los bendiga a todos.

Atte: Semi. Borre

“Vive el día de hoy, como quieras ser recordado el día de mañana”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s