Los Pecados que no tienen perdón de Dios

Publicado: 25 Sep en Cuestiones de fe
Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Buenos Días a todos!!!

Hace tiempo me llego una excelente pregunta de Roberto que el día de hoy quiero responder, la pregunta va así: “Hola, buen día. Tengo duda sobre lo que les pasa a las personas que pecan contra el Espíritu Santo… se les perdona el pecado o que pasa con esas personas?”

Según la Biblia el único pecado que no tiene perdón es el pecado contra el Espíritu Santo y esto lo podemos encontrar en Lucas 12, 10. “A todo el que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo, no se le perdonará.”

Pero hay que conocer exactamente en qué consiste este pecado, el cual está en no despreciar, negar o rechazar al Espíritu Santo, por ejemplo: el no creer ni querer la salvación de Dios, una persona que no quiere el perdón de Dios, una persona que no quiere reivindicarse de una vida de pecado, en resumen es negarse deliberadamente a recibir la misericordia divina. Con esto podemos descubrir que la cuestión no es si Dios te perdona? o no? sino mas bien, es que Dios no puede salvarte si tú no quieres, si no tienes al Espíritu Santo no puede haber arrepentimiento en tu interior y sin arrepentimiento no hay perdón y si no hay arrepentimiento y perdón incluso en el momento de la muerte no hay manera de que Dios te salve. Cuando el corazón de una persona se obstina de tal manera que no acepta que necesita arrepentirse de sus pecados y se resiste a esta gracia, comete el pecado contra el Espíritu Santo el cual puede llevarlo al infierno. ¿Por qué? No porque la Iglesia y el Señor no puedan perdonarle, todo lo contrario, sino mas bien porque la persona misma, voluntariamente ha rechazado este perdón y salvación dadas por Dios.

Y SI NO ME EXPLIQUE BIEN, LES PONGO LAS PALABRAS DEL BEATO PAPA JUAN PABLO II. En su Encíclica sobre el Espíritu Santo, Dominum et vivificantem 46-48, explica este pecado contra el Espíritu

“Esta blasfemia no consiste en el hecho de ofender con palabras al Espíritu Santo; consiste, más bien, en el rechazo de aceptar la salvación que Dios ofrece al hombre por medio del Espíritu Santo.” Más adelante dice: “…consiste en el rechazo radical de aceptar esa remisión, de la que el mismo Espíritu Santo es el íntimo dispensador, y que presupone la verdadera conversión obrada por El en la conciencia” Si Jesús declara imperdonable este pecado es “porque esta no-remisión está unida, como a su causa, a la no-penitencia, es decir, al rechazo radical a convertirse.”

Como nos lo explica el Papa, el pecado contra el Espíritu Santo consiste en la resistencia y el rechazo a la conversión. Es el Espíritu Santo el que nos convence del pecado (Jn 16:8-9). Rechazar en nuestro corazón esta realidad y obstinarnos en el mal nos lleva a este pecado. Esta era la actitud de los fariseos, que se cerraron a la aceptación del plan divino para reconciliarse con los hombres.

Y para que quede más claro en el catecismo de la Iglesia Católica nos dice: que no hay límites a la misericordia de Dios, pero quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios, mediante el arrepentimiento, rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo (Cf. DV 46). Semejante endurecimiento puede conducir a la condenación final y a la perdición eterna. (CIC#1864). El arrepentimiento o contrición es indispensable para recibir el perdón de Dios. Así define la contrición el Catecismo de la Iglesia Católica: “un dolor del alma y una detestación del pecado cometido con la resolución de no volver a pecar”. (CIC #1451). Existe la “contrición perfecta”, que es un regalo del Espíritu Santo y consiste en optar por Dios y rechazar el pecado, porque preferimos a Dios más que a cualquier otra cosa. La “contrición perfecta” brota, entonces, del amor a Dios sobre todas las cosas. Este tipo de arrepentimiento perdona las faltas veniales y obtiene también el perdón de los pecados mortales, siempre y cuando tengamos la firme resolución de confesar esos pecados graves en el Sacramento de la Confesión enseguida que nos sea posible. (cfr. Catecismo de la Iglesia Católica #1452).Existe además la “contrición imperfecta” o “atrición”, también impulso del Espíritu Santo, por la cual nos arrepentimos de nuestros pecados debido al temor a la condenación eterna o porque podemos apreciar la fealdad del mismo pecado. Este tipo de arrepentimiento, aunque imperfecto, es suficiente para obtener el perdón de pecados mortales o veniales en el Sacramento de la Confesión. (cfr. Catecismo de la Iglesia Católica #1453)

Espero con esto poner en claro que NO existe pecado que Dios no pueda perdonar, es como si dijéramos que mi pecado es mas grade que el sacrificio de Jesús en la cruz la cual no se puede comparar en lo mas mínimo con mi pecado, La vida de Jesús, del hijo de Dios es mayor que todos los pecados del mundo juntos. Aquí lo importante es aceptar la misericordia de Dios para obtener la salvación y con ello el perdón.

Les mando un muy fuerte abrazo y que Dios me los bendiga a todos.

Atte: Semi. Borre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s